Festivales Música MTV EMA 2019

Crónica: MTV EMA 2019 | Así se vivió la gala celebrada en Sevilla

Dua Lipa y Halsey brillan con sus interpretaciones. Pero la gran ganadora es Becky G.

Los premios MTV Europe Music Awards tuvieron lugar anoche en la capital andaluza. Presentados por una Becky G cargada de desparpajo y que se encontraba comodísima cambiando de manera constante entre el inglés y el español (incluso aparecía ella en pantalla haciéndose de intérprete), lo que vaticinábamos como un desastre supo coronarse como una gran gala de premios. En primer lugar, gracias a su duración, de apenas una hora y medio. La rapidez de sus interpretaciones, el diseño del escenario planteado en FIBES, la organización del evento… La gala ha supuesto un cierre perfecto para la semana musical que ha tenido lugar en Sevilla.

La gala era abierta por Dua Lipa y su nuevo single “Don’t Stop Now“, un tema que coquetea con el disco y el cual le augura a la británica un comienzo de era asombroso. En primer lugar por su puesta en escena, donde Dua Lipa aparecía rodeada de decenas de bailarinas embutidas en un mono amarillo que cambiaba de tonalidad mimetizándose con el escenario gracias a un acertadísimo juego de luces. Su comienzo, aparentemente en 4:3 dándole un cierto aire ochentero era otra de las grandes bazas visuales a jugar por parte de la cantante, quien demostró estar en plena forma en cuanto a interpretación vocal y coreografía (nunca olvidaremos este meme). El público estaba entregadísimo y fue uno de los únicos momentos en los que vimos a personas de las gradas levantarse y bailar -junto con Rosalía-. La gala no podría haber comenzado con mejor pie.

Pero claro, llega Mabel, una de esas wannabes que piensa que por hacer más giros vocales eres mejor cantante, y falla estrepitosamente. En primer lugar, por imitar la estética de Normani e intentar posicionarse como una buena bailarina ya que, aunque lo sea, no es fantástica y su show no puede sustentarse solo a base de ello. “Don’t Call Me Up” quedó vacía a pesar de ser una de las únicas canciones que la gente conocía. Su puesta en escena no aportaba mucho y, como carta de presentación al público sevillano, no fue demasiado válida. Sí sorprende gratamente Akon, quien actúa con la presencia de Becky G en un show bastante brasileño, colorido y vivo, animando a los espectadores a bailar y cantar aunque nadie conociese la existencia de su canción.

Niall Horan, antiguo miembro de One Direction, ofreció una performance bastante adulta y seria con su “Nice To Meet Ya“, algo más propia de Grammy que de premios MTV. Si bien es cierto que quedó bastante resultona, pecó de ser excesivamente estática y de no aprovechar el escenario, perdiendo muchísimas posibilidades. La enorme cantidad de focos utilizados ayudaba a hacer la actuación más apetecible, pero no era suficiente. Y es que, por mucho que Horan interpretase de manera soberbia su nuevo single, le faltaba muchísima épica para ser recordado. La que sí entendió el concepto bastante bien fue Halsey, quien inspirada en el personaje de Rose en “Titanic” mediante su vestimenta, nos adentró en un mundo de fantasía, bosques y flores magnífico. Bailando descalza cual Remedios Amaya, “Graveyard” se convertía en una de las actuaciones más alucinantes de la noche junto a la de Dua Lipa. Había un clímax, todo ardía, había movimiento, aprovechamiento del escenario, mucho atrezzo… Era excesivo, porque así son estos premios. Halsey, además, fue una de las ganadoras de la noche. No era muy difícil, pues Shawn Mendes, Camila Cabello, Ariana Grande, Taylor Swift, Lizzo, Lil Nas X o Billie Eilish no estaban en Sevilla la noche de ayer.

Vamos con la peor actuación de la noche: Ava Max. Aunque “Torn” sea una de nuestras canciones favoritas de este año debido a su sample de ABBA, vaya manera tuvo Ava Max de torturar a los sevillanos. La cantante intentó meterse de lleno en ese imaginario de locura que propone con “Sweet But Psycho“, pero obvió que los pregrabados no estaban tan altos al parecer. Completamente desafinada, desquiciada y perdida encontramos a Ava Max en el escenario. Una especie de attention whore que llega unos diez años tarde… y llega mal. Indudablemente, el momento más soporífero de la noche. En el otro lado de la moneda, los coreanos NCT-127, quienes eran totalmente desconocidos para nosotros pero nos encantaron. Su pop tan propio de boyband, los espectadores de pista gritando como si no hubiese mañana, las coreografías, la actitud de los cantantes… Todo fue más que correcto por parte de la banda. La única pega fue la sobriedad de sus visuales, pues el K-Pop es capaz de ofrecer puestas en escenas completamente maravillosas. Si no, que le pregunten a BLACKPINK y a BTS.

Becky G se tomaba un descanso como host para así interpretar un medley con algunos de sus éxitos. Todo FIBES conocía “Mayores” y “Sin Pijama“, por lo que el éxito estaba más que asegurado. Cargada de sensualidad, Becky interpretó sus dos temas más famosos en España junto con la nueva “24/7” -un acierto dejar “Mala Santa” fuera-, con un público entregadísimo y una presencia escénica brutal. Quizás ella sea la gran ganadora de la noche, pues al público se lo ha metido en el bolsillo demostrando sus múltiples facetas. Pero cuando el público se volvió completamente loco fue cuando llegó el turno de Rosalía, quien homenajeó tanto “El Mal Querer” como a Sevilla gracias a su performance de “Di Mi Nombre”, con “Pienso En Tu Mirá” como intro. Un centenar de sillas apiladas en el escenario con una series de cantaoras, guitarristas y bailarines de flamenco, que mejor favor no podía hacer al lugar donde se celebraban los premios (no, nosotros no creemos que lo que hace Rosalía sea apropiación cultural). Lamentablemente, en directo no fue tan espectacular como hubiésemos esperado. Y es que, aunque era precioso ver a un público capaz de tocar las palmas de manera excelente (intenta hacer esto en Bilbao a ver qué sale), había demasiado baile para tan poco cante.

Otro de los premiados fue Liam Gallagher, quien recibió el premio Rock Icon y se encargó de cerrar la gala con “Wonderwall”. El público, que iba desde los 16 a los 70 años en la parte de la grada, disfrutó esta actuación a más no poder. Todos cantaba al unísono uno de los temas más machacados por radio de la historia. Aún así, como traca final, cumplía su función, dejando a todos los espectadores de la gala con un sabor de boca magistral.

Sevilla ha disfrutado de una noche magnífica, única y casi irrepetible. Todo el trabajo que ha habido detrás durante estos días ha merecido muchísimo la pena.

Y en un rato, hablaremos de shade.

1 comment on “Crónica: MTV EMA 2019 | Así se vivió la gala celebrada en Sevilla

  1. Pingback: MTV EMA 2019: Reencuentros, beef, shade, excentricidades… Todo lo que no se vio. – THE RUBIEW

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: