Álbumes Música

Crítica: Carolina Durante – Carolina Durante | El disco que no suena en capeas

Así suena "Carolina Durante", el álbum debut de la banda madrileña.

4 estrellas

carolina_durante_por_cd copiaEl público parece haber decidido que Carolina Durante será uno de los grupos que representarán a la generación millennial. Tras el enorme éxito que supuso  “Cayetano” -una canción no apta para capeas- y el hito que supuso para la banda colaborar con Amaia en “Perdona (Ahora Sí Que Sí)“, su primera canción editada post-academia, la banda madrileña se encontraba en el punto de mira. Indudablemente, Carolina Durante era ese soplo de aire fresco que necesitaba la música española. El grupo de guitarras que echábamos de menos, de composiciones divertidas y donde el drama, por suerte, no es el pilar básico del grupo. Tras la edición de dos EPs con Sonido Muchacho, la banda estrenaba hace unos días su primer álbum de estudio “Carolina Durante”, co-editado por Universal Music Spain. Por suerte, las canciones que lo componen son mejor que el título del disco.

No sonamos mal, sonamos mejor que ayer“. El puente lírico de “Las Canciones de Juanita” no podría ser más preciso. El cambio de sonido de la banda en las últimas canciones editadas es evidente. Tanto “Joder, No Sé” como “Las Canciones de Juanita” coqueteaban con producciones más exactas y limpias, donde la voz de Diego ya no perforaba tímpanos como ocurría en temas pasados. Por suerte, sigue teniendo esos aires garage que tanto escasean en España (especialmente en el terreno comercial). Carolina Durante sigue siendo fake post punk pero con una buena dosis de color. Algo así como el hijo que tendrían el cantante de Ramones y Taylor Swift. Cuando se convierte en avant pop-rock, es el hijo de Dani Martín (R.I.P. artísticamente) y el de Melocos (R.I.P. en general).

Carolina Durante destaca gracias a sus letras. La banda ha conseguido ofrecernos con este “Carolina Durante” un buen puñado de himnos como “Joder, No Sé”, “Buenos Consejos, Peores Personas” o “Nuevas Formas de Hacer el Ridículo”, donde las letras huyen de lo políticamente correcto. El ejemplo más claro lo encontramos en “Nuevas Formas”: “Hola, soy Mikel, ¿qué tal? Sí… bueno, el otro día vi la publicación esa de tu perro y nada… quería decirte… pues eso… que… ¡me masturbé con tu foto de la semana pasada!“. A ver cuántos son capaces de tachar al grupo de, no sé, violadores. Tampoco se queda atrás “Cuando Niño”: “cuando niño no gustaban los payasos, me causaban sensación de malestar / Y ahora lamento que sea uno de ellos, nariz roja pero de tanto sangrar“.

A pesar de la coherencia que se muestra a lo largo de estos treinta minutos, alguna canción puede pecar como relleno para completar las diez canciones que solicita el disco. Es el caso de “Cementerio (El Último Parque)” (¿qué tipo de obsesión tiene el grupo con los parques y la muerte?), cuya letra y melodía resultan inferiores a la del resto del álbum, quedando lastrada por encontrarse en la primera cara del álbum junto a otros grandes temas como “El Año”. De haber sido relegada a bonus track -e incluirla por ende al final del álbum- la podríamos haber llegado a considerar un regalo para los fans del EP “Necromántico”.

También hay producciones muy acertadas como en “El Perro de tu Señorío” y “Falta Sentimiento”, que podrían haber salido directamente de “The Rocky Horror Picture Show” debido a la épica que se intenta conseguir mediante las críticas sociales y que se caracterizan por un peculiar tratamiento de la voz que parece haber sido grabada en una iglesia. En el otro lado de la moneda, “KLK”, cuyo arreglos no hemos llegado a comprender y nos estropean el resultado final de la canción.

Puede que este “Carolina Durante” no incluya un hit tan evidente como “Cayetano” ni reclamos como colaboraciones con cantantes de suma relevancia (sí en la edición en vinilo, donde se incluye un flexidisc de “Perdona”). Sin embargo, este primer álbum de estudio está dotado de una coherencia musical, sus letras siguen siendo coreables y, como carta de presentación, estamos ante un largo fascinante. Tenemos un reflejo de una generación completamente perdida cuando alcanza la treintena o cuando finaliza sus estudios (“Joder, No Sé”) y una crítica a una modernidad asquerosamente tóxica (“El Perro de tu Señorío”, “El Año”). Todo narrado con una vehemencia fantástica e irresistible que hace de Carolina Durante uno de los grupos fundamentales de la actualidad. Este debut no es más que una prueba de ello.

Nota: 7,6 / 10

Anuncios

1 comment on “Crítica: Carolina Durante – Carolina Durante | El disco que no suena en capeas

  1. Gabri Chamorro

    O hay una errata en la primera frase o todos los amigos del redactor son fanboys de este grupo, porque el resto de la generación millenial no va al concierto ni de gratis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: