Crítica: EVERYTHING IS LOVE – The Carters

4 estrellas

beyonce-jay-z-everything-is-love-coverTal y como anunciábamos hace unos días, Beyoncé y JAY Z ponían fin a la trilogía musical que ellos mismos han creado dedicada a los altibajos de su relación. Primero fue “LEMONADE”, estrenado a través de un especial emitido en la cadena HBO americana en mayo de 2016. Un año más tarde, JAY Z estrenaba “4:44” que, a pesar de no funcionar tan bien como el disco de B, se alzó con el primer puesto de las listas americanas y se mantuvo de manera más que correcta con el paso de las semanas. Ahora es el turno de “EVERTHING IS LOVE“, en el que exprimen hasta la última gota de los sonidos explorados por los fundadores de TIDAL los últimos años. Finalmente, la jugada les ha salido redonda.

Por suerte para aquellos que han disfrutado “LEMONADE” más que “4:44”, podríamos decir que Beyoncé lleva los pantalones en este álbum. “LOVE” es 70% Beyoncé y 30% JAY Z, lo cual puede ser su mayor acierto vistas las cifras de los álbumes individuales. Bien cargados de prepotencia y egocentrismo, ambos se adentran en estos 9 tracks (más “SALUD!”, solo disponible en la plataforma de ellos) que abarcan RnB, hip hop y rap a partes iguales dando lugar grandes ganchos musicales a lo largo de estos casi cuarenta minutos porque lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Desde la apertura del álbum con “SUMMER“, con ese estribillo cantado de manera íntegra por la cantante cargado de melosidad (“Let’s make love in the summertime, yeah / On the sands, beach sands, make plans / To be in each other’s arms, yeah“), comienza uno de los discos más redondos del año en el que el interés se mantiene mediante infinitos guiños a la cultura pop que los rodea y melodías verdaderamente adictivas. “APESHIT” es una de las canciones que practican lo primero, haciendo mención a “El Rey León” (Queen B será Nala en la película live-action que está preparando Disney), a la Super Bown múltiples veces rechazadas por el rapero y en el que echan la vista atrás y recuerdan todo lo cosechado con los dos álbumes de la pareja. Puro alardeo por parte de The Carters que se reafirma mediante el increíble “Have you ever seen the crowd goin’ apeshit?“. Y es que cada paso tomado por la pareja a lo largo de estos años, a pesar del  no ceder una entrevista a ningún medio, ha sido analizado y festejado por los fans de ambos, provocando un verdadero “engorilamiento” en estos.

Y mientras “BOSS” puede presumir de tener un estribillo fantástico acompañado por instrumentos de viento, Beyoncé vuelve a poner las cartas sobre la mesa mediante “NICE” con una de las frases claves de este álbum que, a decir verdad, ha perdido algo de sentido viendo cómo está siendo llevado a cabo el lanzamiento de “EVERYTHING IS LOVE”. “If I gave two fucks, two fucks about streaming numbers / Would have put Lemonade up on Spotify / Fuck you (woo), fuck you“. ¿Por qué pierde sentido? Pues porque “EVERYTHING IS LOVE” ya está disponible en Apple Music y en, ermm, Spotify (solo en modo premium, eso sí). En la canción también colabora Pharrell tanto como autor como vocalista.

713“, que hace mención al código postal de la ciudad de Bey, firma uno de los estribillos más estimulantes de este álbum que, a pesar de abusar incomprensiblemente de una voz robotizada en la cantante y de manifestarse como la representante absoluta de la cultura negra (“Representin’ for my hustlers all across the world”), sigue manteniendo el nivel del álbum. Y en esa línea siguen otros temas como “FRIENDS” o “HEARD ABOUT US“, perteneciendo este último a los tracks con temática “estar en la cima”, al igual que “BOSS” o “NICE”.

Los sentimientos sobre la cultura negra se concentran en el penúltimo track del álbum “BLACK EFFECT“, que sigue tirando de speeches en su intro y estribillos melódicamente perfectos. Además, hay referencias para antiguos temas del rapero (“Come up out that pretty motherfucker like “Hello, Hello”“) e incluso al tema más importante de Prince. ¿Y quién no podía faltar en la canción? Obviamente, Lucrecia Martin Luther King y Malcolm X, con los cuales JAY Z se compara (tócate los huevos) indicando que ambos no habían necesitado instrucciones para posicionarse como pioneros en la lucha por los derechos civiles en América. Es quizás “LOVEHAPPY” la única que no llega a encontrar el hueco melódico en este álbum a pesar de ser la encargada de cerrar el álbum. Aún así, el tema sirve para afirmar que están mejor que nunca como pareja y como familia. En definitiva, que seguiremos sin saber quién es Becky with the good hair.

No hay descanso en “EVERYTHING IS LOVE”. Su único problema puede ser, quizás, el reciclaje de sonidos de los que se han hecho uso en los anteriores álbumes de ambos, aunque no de manera excesivamente descarada o aborrecible. Si decides pasar por el aro y aceptar el orgullo que caracteriza a esta pareja, “LOVE” es uno de los álbumes más disfrutables de este 2018. Si por el contrario piensas que Beyoncé está sobrevalorada y su marido “méh” -del que hace que nos escuchas una canción suya más de ocho años-, claramente este álbum no es para ti.

Esperamos que la nueva era de ambos (por solitario) traiga consigo una reinvención del sonido y este haya sido su último as.

Dejamos aquí el álbum en Spotify, por joder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s