Cine

Crítica: Érase Una Vez En Hollywood | Tan tarantinesca como las ocho anteriores

Leonardo DiCaprio, Brad Pitt y Margot Robbie brillan en esta oda al cine.

4 estrellas

once-upon-a-time-in-hollywood-posterQuentin Tarantino estrenó el pasado jueves su novena película, “Érase Una Vez En Hollywood“, una cinta que no destacó en exceso durante el festival de Cannes y de la que el director afirmó preparar un nuevo corte (aún) más extendido para su proyección en cines. Por suerte, parece que tanto la prensa especializada que se encontraba en la ciudad francesa como el público han disfrutado de los mismos 161 minutos de metraje que nos ha ofrecido esta diva del cine. Y no. No hablamos de Margot Robbie, sino del propio director.

Digan lo que digan, esta “Érase Una Vez” sigue siendo tan tarantinesca como sus ocho películas anteriores. El director, sorprendentemente, sigue en estado de gracia a pesar de las diversas polémicas que tornan sobre su persona, con el ego tan subido como siempre y casi auto-proclamándose como el último gran genio del cine -incluso en el propio filme habla de este tipo de estrella-. Pero es que sus resultados nunca defraudan. Quentin Tarantino no es de esos directores que tuvieron un gran momento y, pasados los años, siguen viviendo de la renta de esas dos películas (saludos, Álex de la Iglesia). Han pasado ya 28 años desde la primera proyección de “Reservoir Dogs”, 25 años de “Pulp Fiction”, 16 años del primer volumen de “Kill Bill”, 10 años de “Malditos Bastardos” y tan solo cuatro desde el estreno de aquel western narrado de manera casi teatral titulado “Los Odiosos Ocho”, pero Tarantino se encuentra en su mejor momento comercial, habiendo logrado que “Érase Una Vez en Hollywood” sea la única película original que haya superado la barrera de los 100 millones de dólares en Estados Unidos junto con “Nosotros”. Por si fuera poco, la crítica también lo acompaña con un estupendo 83 en Metascore.

Pero, ¿empieza a existir un agotamiento por parte del director? Para nada. “Érase Una Vez En Hollywood” sigue siendo una brillante experiencia cinemotagráfica. De esas en las que sales con una sonrisa de oreja a oreja cuando finaliza la proyección. Y es que, por mucho que algunos afirmen que esta película ha perdido el sello Tarantino salvo en sus últimos 30 minutos de metraje, Tarantino es mucho más que sangre gratuita y momentos gore. Si por algo se caracterizan los guiones y la dirección de este es por ser claramente pop, por mucho que pueda chirriar la palabra a aquellos más puristas. No hay ninguna necesidad de hacer sonar esos cortes de frame, pero Quentin sabe que puede hacerlo y por eso lo hace. Sigue usando planos larguísimos para narrar sus historias, usando la violencia como un personaje más de sus películas, utilizando los mismos elementos y escenarios de siempre y llevando a todos sus personajes al extremo, siempre dotando de humor los momentos más dramáticos de estos para hacer de su filme algo más “desaliñado”. Pero no. Aquí la composición de cada plano, cada escena y cada movimiento están pensados al detalle.

Adentrándonos en la trama, sorprende lo difusa que puede parecer en muchísimos momentos, especialmente atendiendo a las dos historias que se van contando de manera paralela: la de Rick Dalton y Cliff Booth por un lado y la de Sharon Tate por otro. Los principales protagonistas serían los dos primeros, interpretados soberbiamente por Leonardo DiCaprio y Brad Pitt (NdE: primera vez en esta website que hablamos positivamente de ellos). Las intenciones de Quentin Tarantino no parecen muy claras y la película avanza sin saber el espectador a dónde quiere llegar el director. Lo que parecía una mera narración de acontecimientos que ocurrían al actor de westerns y a su doble acaba teniendo un sentido con el transcurso de la cinta, evidenciando el claro sueño americano que representa, como Hollywood puede abrir y cerrar puertas a los actores que habitan en la ciudad de Los Ángeles. Puro metacine.

¿Puede llegar a ser un reto al progresismo moderno? Hay guiños, es indiscutible. Pero a pesar de la importancia que toman esas escenas tan alocadas protagonizadas por un grupos de adolescentes hippies adoctrinados, no toma un papel fundamental que encamine el resto de la cinta. “Érase Una Vez En Hollywood” lleva una gran pista en su propio título, pues la cinta acaba siendo todo un cuento de hadas. Esto uno lo descubre cuando la cinta acaba de una manera amable y utópica, evidenciando la americanada en la que en muchas ocasiones esta película se convierte.

Adentrarnos en si Tarantino debería crear más papeles para mujeres -sobre todo para aquellas que sobrepasan cierta edad impuesta por la industria del cine- y adentrarse en temas de suma importancia en la sociedad estadounidense como el racismo o las armas es algo que sale fuera de esta crítica. Para ello ya escribimos este artículo sobre la separación entre el artista y su obra.

En definitiva, “Érase Una Vez En Hollywood” se convertirá en una película que coronará mucho de los tops anuales tanto para la crítica como para los espectadores. Una película divertida, disfrutable, trepidante y bien elaborada. A pesar de que Margot Robbie parezca ejercer un mero papel de mujer jarrón y solo está ahí para ver lo guapa que es le pongan lo que le pongan. Pero tranquilos, acaba siendo tan imprescincible como sus dos compañeros de reparto.

Nota: 8,25 / 10

Anuncios

0 comments on “Crítica: Érase Una Vez En Hollywood | Tan tarantinesca como las ocho anteriores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: