Álbumes Música

Crítica: Lover – Taylor Swift | El álbum pop definitivo de la cantante

Taylor nos trae uno de los grandes momentazos pop de este 2019.

4 estrellas

portada-taylor-swift-loverTaylor Swift parece haber hecho buenas migas con Jack Antonoff, pues ha vuelto a confiar en él para la producción de su séptimo álbum, “Lover“, aunque los resultados de “reputation” no fuesen aquellos que esperaban tanto Taylor como su equipo. Pero lo más sorprendente es que, a pesar de que este “Lover” se haya alejado por completo de la penumbra y oscuridad que vestía “reputation”, la producción de Antonoff sigue siendo igual de válida y efectiva. “Lover” es uno de los mejores álbumes pop que escucharemos este año, demostrando que Taylor ha aprendido los errores cometidos en sus dos últimas etapas.

En primer lugar, Swift ha encontrado un concepto sencillo que sirve de carretera para el desarrollo del álbum. Este “Lover” es un disco esperanzador, luminoso, ameno, entrañable y, sobre todo, precioso. La cantante va más allá y decide crear dos caminos paralelos para disfrutar de este disco. Aprovechando su status de superestrella -pues “1989” la convertía en una artista pop inalcanzable para casi toda la industria musical-, Taylor Swift juega con la ambigüedad hablando de sus relaciones amorosas (como hacen el 100% de los artistas salvo, ermm, ¿Ska-P, quizás?) y también del papel que ha tomado en la sociedad en el último lustro. Tanto es así que “Lover” comienza casi despidiéndose de “reputation” mediante “I Forgot That You Existed” (“But then something magical happened / I forgot that you existed“). Taylor Swift está narrando su vida a través de sus canciones pero, para aquellos que estén poco informados de las polémicas que envuelven a la artista día sí día también, podrán pensar que habla de una relación pasada que ha conseguido superar. Ahí es donde encontramos la magia de este album.

“Lover” es un disco claramente pop. Un pop bastante dulce y dinámico, que no se pierde entre psicodélicas producciones y recupera los coros que tan bien sientan a las composiciones de Swift. No hay rastro alguno de “Look What You Made Me Do”, “…Ready Fot It” o “End Game”. Tampoco de temas tan chiclosos como “Shake It Off”, del cual jamás hemos llegado a entender su éxito. “Lover” rescata el sonido de otros singles menos exitosos como “Delicate” o “Style”, al igual que recupera melodías tan brillantes como las de “Getaway Car” o “This Is Why We Can’t Have Nice Things”.

Así durante una hora -sesenta y dos minutos siendo exactos- que, a pesar de parecer excesiva, está más que justificada. A lo largo de este álbum encontramos a una Swift muy versátil, capaz de entonar el pop más puro (“Cruel Summer” o “Paper Rings“, dos de nuestras favoritas del álbum), cantar un precioso vals que sirve de tercer single del álbum (“Lover“) e incluso arriesgar con un himno feminista con bastante buen gusto en “The Man“, en la cual desafía a la industria musical por haber complicado su ascenso a la fama y cuestionar cada paso que da (“I’m so sick of running as fast as I can / Wondering if I’d get there quicker if I was a man” o la catchyCause if I was a man, then I’d be the man“). También encontramos una serie de temas que poseen características más nocturnas tales que “Afterglow“, la cual habla sobre auto-sabotear una relación, o “False God“, que incluye un saxo completamente adictivo.

Nuevamente, Taylor ha conseguido demostrar que pocas artistas son tan buenas letristas como lo es ella. Es el caso de la fan-favoriteSoon You’ll Get Better“, dedicada a su madre tras la detección de un cáncer después de cuatro años. La cantante es capaz de crearte un escenario completo con tan solo dos frases para que la canción cale en el oyente desde su primer segundo (“The buttons of my coat were tangled in my hair / In doctor’s office lighting, I didn’t tell you I was scared”). Y es que, a pesar de lo muy aniñada que puedan ser algunas de sus composiciones (“Miss Americana & The Heartbreak Prince” vuelve a narrar una historia de desamor adolescente en instituto), sí encontramos una madurez notable en muchas de sus canciones, aunque sea mediante borracheras en el asiento trasero de un coche. Por suerte, ese horripilante “hey kids, spelling is fun” de “ME!” no ha conseguido superar el corte final del álbum.

Poco relleno parece haber en este álbum, pues incluso aquellas canciones que pasan sin pena ni gloria durante la primera escucha del álbum acaban adquiriendo un papel importante cuando nos mimetizamos con este “Lover”. Es el caso de las divertidísima “London Boy” (que contiene a Idris Elba, compañero de reparto en “Cats”) o el segundo single “You Need To Calm Down” que, a pesar de sus múltiples ganchos, nunca llegamos a entender como segundo single. También la canción sobre las inseguridades de Swift, “The Archer“, donde consigue adquirir el papel de Katniss Everdeen a través de una reverberación casi eclesiástica, o “Daylight“, uno de los temas más esperanzadores de este álbum. 

Taylor ha reunido todo lo que la ha hecho brillar durante su carrera y lo ha concentrado en este “Lover”. ¿Sigue usando en exceso su papel de víctima? Totalmente. Pero siempre y cuando nos traiga temas como “Death By A Thousand Cuts“, del cual somos capaces de desprendernos a día de hoy, estamos dispuestos a pasar por el aro.

Y eso que nosotros éramos defensores de “reputation” por encima de “1989” -The Rubiew, siempre a contracorriente-, pues no veíamos sentido alguno a aquel pop que nos ofreció en 2014. Sin embargo, las serpientes quedaban algo grande para una artista que siempre ha sido muy comedida a la hora de dar declaraciones. Jugar a ser Azealia Banks es muy difícil cuando eres Taylor Swift. 

¿Cuáles serían las futuras tareas para Taylor? Fácil respuesta: dejar que su éxito surja de manera orgánica -recordemos que su primer y segundo single no han conseguido la primera posición de Billboard, pero no por ello hay que llevarse las manos a la cabeza-, desprenderse de ese victimismo que la caracteriza y, por qué no, probar cosas nuevas en cuanto producción, pues este “Lover” puede pecar de ser demasiado cómodo. En pocas palabras, Taylor, you need to calm down.

Aún así, bravo por este “Lover”.

Nota: 8 / 10

Anuncios

0 comments on “Crítica: Lover – Taylor Swift | El álbum pop definitivo de la cantante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: