Cine TV

Premios de cine, ¿calidad o visibilidad?

Esta noche la Academia de Cine española ha cometido un grave error. Ha premiado una película que no destaca por su calidad y que no necesita visibilidad. 

Este es un debate de lo más frecuente. Si bien es cierto que los premios a mejor metraje deberían ser otorgados a las cintas de mayor calidad -y aquí cada uno valora como puede-, muchas veces entra en debate la oportunidad que se le ofrecería a una película más pequeña recibir este galardón. El caso más obvio podría ser el premio a mejor película de la gala de los Oscars de 2017, donde la aclamada “La La Land” veía cómo se le escapaba el galardón de las manos -aunque fuese ganadora durante algunos minutos- frente a “Moonlight“, una película muy pequeña tratándose de una producción estadounidense.

La victoria de “Campeones” en la última gala de los premios Goya no ha estado, nuevamente, libre de polémicas. Si ya “denunciábamos” la presencia de excesivos influencers en la alfombra roja -cuya vida, sintiéndolo mucho, no es relevante para aquellos que seguimos el cine de cerca-, este año la Academia de Cine vuelve a tropezar con la misma piedra premiando con el mayor galardón a una cinta que, ni de lejos, se caracteriza por ser la mejor cinta española del año. La comedia “Campeones” toma el relevo de “La Librería“, un drama que muestra a la peor Isabel Coixet que podríamos imaginar (cuya crítica provocó algún que otro problema a esta web, pues parece ser que suspender un metraje tras su visionado en un preestreno te veta la entrada en algún que otro sitio *splill the tea*). Y es que “Campeones” puede resultar simpática, pero es una cinta que no brilla por ser excesivamente divertida y que se caracteriza por dramatizar la enfermedad que padece gran parte de su reparto. Si se tratase de una película pequeña y de poco presupuesto (como “Carmen y Lola”, por ejemplo), podríamos llegar a entender que hubiese sido premiada como la mejor cinta del año, aunque por motivos de calidad cinematográfica no lo mereciese. Somos defensores de que este tipo de estatuilla deben aportar visibilidad a cintas que no han tenido un recorrido envidiable en carteleras españolas, pero no es precisamente lo que “Campeones” necesita. “Campeones” está distribuida por Universal España y producida por Movistar y Mediaset entre otras, capaces de convertir la cinta más mediocre en el mayor taquillazo de todos los tiempos (hola, “Ocho Apellidos Vascos”). Sin ir más lejos, “Campeones” ha sido la película española más vista en cines este 2018 con casi 20 millones de euros de recaudación (ocupa la cuarta posición contando producciones extranjeras). En definitiva, no era el momento de reivindicar “Campeones”, sino de dar cabida a metrajes que, por distintos motivos, no han tenido la visibilidad que debían.

Si bien es cierto que la ya comentada “Carmen y Lola” no ha sido santo de nuestra devoción, creemos que tiene un mensaje más que necesario y que ha sido llevada a cabo gracias a Arantxa Echevarría de manera sublime -sin conocer datos oficiales, su presupuesto no parece ser demasiado elevado-. También es el caso de Carlos Vermut, cuya manera de dirigir nos parece magistral y parece que aún no ha encontrado un hueco más allá de la crítica nacional, o “Todos Lo Saben”, el mejor thriller español del pasado año. También era una oportunidad perfecta para premiar “El Reino”, una cinta aclamada por la crítica profesional que, nuevamente, no ha encontrado espacio en la cartelera española.

Premiar “Campeones” no aporta absolutamente nada al cine español.

Y aunque creamos que se debe premiar la calidad por encima de la visibilidad que pueda dar ese premio, sí creemos que existen ciertas excepciones. Es el caso de la mítica batalla entre “La La Land” y “Moonlight”: todo un fenómeno sociocultural contra una película que no costó más de un millón y medio de dólares. Ambas contaban con críticas excelentes (“Moonlight” posee un 99 en Metacritic y “La La Land” un 93, ambas consideradas obras maestras del cine contemporáneo). Siendo la primera todo un éxito en taquilla, aunque creyésemos que “La La Land” fuese todo un clásico tras su primer visionado, sabíamos que la estatuilla a mejor película podría alargar la vida de “Moonlight” más allá, evitando que muriese tras la carrera al Oscar.

Por todos es sabido que “La La Land” permanecería en nuestras retinas a lo largo de nuestras vidas pero, siendo la cinta de Jenkins un drama menos pomposo, quizás la única manera de ser recordada sería revisionando las últimas ganadoras al mayor premio en la industria cinematográfica.

Esta noche la Academia de Cine española ha cometido un grave error. Ha premiado una película que no destaca por su calidad y que no necesita visibilidad.

Por suerte, el cine de Vermut llega a Netflix a finales de febrero.

Anuncios

0 comments on “Premios de cine, ¿calidad o visibilidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: