Cine TV

La noche del cine español parece no estar dedicada al cine español

No hay problema en que tu trabajo sea promocionar a través de redes sociales una crema facial de Olay, pero eso no es cultura. Por ende, esta no es tu noche. Es la noche de los cineastas.

Hoy se celebra en la capital andaluza la 33º edición de los premios Goya que, como de costumbre, no está exenta de polémica. Y es que la Academia de Cine española parece estar más centrada en contentar a las nuevas generaciones -lo cual podemos llegar a entender- que en celebrar las películas estrenadas en cartelera durante el pasado año. El problema llega cuando la alfombra roja parece que va a estar protagonizada por influencers y no por directores, productores, guionistas o realizadores, a quienes verdaderamente se debería dedicar esta noche.

Las redes sociales están criticando cada invitado que se va sumando a la alfombra roja de esta noche. Es el caso de la ya perenne Dulceida de la que, haciendo un largo scroll a través de su perfil de Instagram, lo único relacionado con el panorama cinematográfico que hemos encontrado es a Aida viendo “Solo en Casa” y ella llevando una sudadera con la portada de “Cry Baby”, aunque no sabemos siquiera si sabrá que se trata de una película. Además, una enorme cantidad de influencers que, verdaderamente, no conoce nadie:

  1. Marta Lozano: solo hemos encontrado una foto con Mickey Mouse en Disneyland París.
  2. Teresa Andrés Gonzalvo: solo hemos encontrado una foto con Minnie Mouse en Disneyland París.
  3. Lorenzo Remohi: solo hemos encontrado una foto con Mickey Mouse en Disneyland París.
  4. Ignacio Ayllón: solo hemos encontrado una foto con *pretends to be shocked* Mickey Mouse en Disneyland París.
  5. Rocío Osorno: los premios Goya se celebran en Sevilla y ella es de Sevilla. Es la única relación que hemos encontrado entre Rocío y el cine.
  6. Marta Riumbau: esta ni siquiera es de Sevilla.
  7. María Pombo: ponemos la mano en el fuego a que la última película que vio en cines fue “Lo Imposible”.
  8. Marta Carriedo: una foto de una noria en la que, obviamente, aparece Mickey Mouse.

Por otro lado encontramos a artistas que no sabemos muy bien qué hacen en la gala de los Goya: Rosalía, Rozalén, Amaia… Sin embargo, ellas actuarán en la gala y, al menos, ellas contribuyen al arte. La música es una parte esencial del cine -aunque creamos que la categoría mejor canción original sea la que menos tiene que ver con el cine-. Aquí el dilema que surge es otro. Si, por ejemplo, Amaia va a presentar un adelanto de su primer álbum de estudio -cosa que esperamos como agua de mayo- nuestra respuesta es no. Los Goya están dedicados al cine, no a hacer promoción de tu próximo lanzamiento musical. Si por el contrario, Amaia hace un medley de canciones que ganaron el Goya a mejor canción original en los pasados años, la respuesta es un sí rotundo. Con Rosalía pasa algo distinto, pues ella es uno de los grandes reclamos de “Dolor y Gloria”, la nueva película de Pedro Almodóvar (aunque la estrella será siendo la dirección del ciudadrealeño y Penélope Cruz, indudablemente la mejor actriz del cine español de la historia). Si interpreta “De Aquí No Sales”, mal. Si interpreta algo relacionado con el metraje de Almodóvar seguirá siendo promoción, pero promoción cinematográfica. A fin de cuentas, ese debería ser el objetivo de los Premios Goya: animar a la población a acudir en masa a las salas de cine.

“Menos espacio para los blogueros, más espacio para los cineastas”, decía Najwa Nimri a Thais Villas en El Intermedio. “Gente que se ha currado unos vestuarios increíbles con unos sueldos bastante reguleros, de guionistas que se han partido el alma para escribir encima de un papel con sueldos bastante reguleros… [Que] ese puto día les den el espacio y les saquen la puta foto. Que yo es a los que quiero ver”. Amén.

Y es algo que también ocurre en la Academia de Cine estadounidense, donde en un principio se prescindió de tres de los artistas nominados a mejor canción original, dando solo la oportunidad a Lady Gaga y Kendrick Lamar de actuar en la gala. Sin embargo, se ha rectificado y, al parecer, todas las canciones serán presentadas en directo durante la ceremonia.

La Academia de Cine de España tiene que modernizarse, eso es obvio. Sus galas son excesivamente aburridas y en muchísimas ocasiones pecan de casposas. Sin embargo, son un escaparate inmenso para películas pequeñas como “Carmen y Lola”, para da a conocer el cine de Carlos Vermut -“Magical Girl” es probablemente la mejor película española de la década- o de permitir al espectador ver cómo la carrera de Natalia de Molina mejora año tras año.

Hay muchísimas maneras de atraer a las nuevas generaciones pues, a día de hoy, hay muchísimos actores que sirven como modelo para marcas. Es el caso de Anna Castillo, que cuenta con una gran legión de fans, es actriz y no duda en usar su cuenta de Instagram para hacer publicidad de Calvin Klein. También hay cabida para las series españolas, por supuesto. “Élite” es probablemente el mayor fenómeno social del año, al igual que “Paquita Salas”, “Cuéntame” o “Vergüenza”. De distinta forma, todo el equipo pertenece al mismo gremio. Siguen luchando y haciendo cultura en distintos ámbitos, pero sigue siendo cultura.

No hay problema en que tu trabajo sea promocionar a través de redes sociales una crema facial de Olay, pero eso no es cultura. Por ende, esta no es tu noche. Es la noche de los cineastas.

Anuncios

1 comment on “La noche del cine español parece no estar dedicada al cine español

  1. Pingback: Premios de cine, ¿calidad o visibilidad? – The Rubiew

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: