Cine

Crítica: Ha Nacido Una Estrella

Bradley Cooper y Lady Gaga protagonizan uno de los mejores largometrajes del año, "Ha Nacido Una Estrella". La mejor reinvención del clásico que podríamos imaginar.

4 estrellas

4900439Bradley Cooper debuta como director con el cuarto remake del clásico “Ha Nacido Una Estrella“, una película que suponía el verdadero debut como actriz de la superestrella del pop Lady Gaga (aunque ya hubiese formado parte de la quinta y sexta temporada de “American Horror Story“). La elección de Germanotta como protagonista hacían que muchos se llevasen las manos a la cabeza, esperando que este film quedase estancado en una mera anécdota a contar por la artista e incluso el director de cara a unos años. Por suerte, ambos han conquistado de manera totalitaria al público -y a lo que quizás sea más importante, la crítica- y ya se postula como una de las grandes favoritas para la temporada de premios que está por llegar. “Ha Nacido Una Estrella” es la mejor reinvención del clásico que podríamos imaginar.

La película cuenta con una trama sencilla: una leyenda de la música, Jackson Maine, conoce a una camarera y cantante en un bar, Ally, a quien ayuda a hacer sus sueños realidad. Con esta simple sinopsis, “Ha Nacido Una Estrella” podría ser tando una nueva entrega de John Carney o “Glitter 2: Aún Más Brillante”. Sin embargo, en el cine es más importante el modo de contar y narrar una historia que la propia historia en sí. Ahí es donde se encuentra el mayor acierto de la película en cuestión, que posee un guion escrito con una delicadeza envidiable provocando que el espectador quede enganchado desde el minuto uno. Si a esto le sumamos interpretaciones magistrales, una banda sonora que hará que compremos su LP inmediatamente después de salir del cine, una dirección propia del cine clásico pero cargada de efectividad y una fotografía extremadamente cuidada, sí: tenemos unas de las mejores películas del año.

“Ha Nacido Una Estrella” está claramente diferenciada en dos actos. El primero de ellos, en el cual se realiza la presentación de los personajes, resulta magistralmente orgánico. Volviendo a citar a Carney, uno de los mejores directores de musicales de las últimas décadas, es imposible no traer de vuelta a nuestra memoria ya clásicos como “Once”. Cada plano que vemos en pantalla es capaz de desvelar parte de la identidad de ambos personajes, la elección de las canciones no puede ser más acertada -alcanza un nuevo estado de brillantez con “Shallow”, una de las canciones favoritas del momento para The Rubiew– y todas las escenas están dotadas de una naturalidad que nos hará replantearnos si verdaderamente estamos viendo una película o un documental. Sin embargo, esta primera parte de la cinta pesa en exceso sobre la segunda, que ocurre de manera más lenta (y no en el buen sentido de la palabra) y desconecta al espectador en algún que otro momento. Cuando su primer acto está caracterizado por ese ambiente orgánico, el segundo se caracteriza por ser demasiado plástico, artificial y, en ocasiones, poco coherente.

Una de las mayores sorpresas de esta película es lo bien que es capaz de entender Bradley Cooper al público, convirtiéndose en todo un estratega dentro del panorama hollywoodiense. Mientras muchos directores viven ajenos a la sociedad que les rodea, el protagonista de “El Francotirador” ha incluido a drag queens, mujeres y personas de raza negra en su película sin notar el calzador en ni un solo momento. “Ha Nacido Una Estrella” va más allá de ser tan solo un musical. “Ha Nacido Una Estrella” supone una lucha en la igualdad entre todos los colectivos, algo que puede sentarle fenomenal de cara a la temporada de premios -véase el triunfo de “El Viajante” hace dos años a mejor película de habla no inglesa-. Aún así, hay algo que nos resulta excesivamente casposo en el trato de la película: su idealización del cantante perfecto. En ocasiones, “Ha Nacido Una Estrella” arremete de manera un tanto errónea con el pop, restando veracidad al propio artista. Un artista no es más artista por cantar folk, al igual que no lo es por cantar country, trap o rap. Otro de los errores que creemos que comete es el hecho de forzar la victoria de un Grammy para consagrarse como cantante (Björk y Katy Perry lloran en sus casas). Curiosamente, una categoría en la que Lady Gaga nunca fue nominada: mejor artista revelación.

Existen dos pilares fundamentales en esta cinta que no podemos pasar por alto: sus interpretaciones y la canciones que acompañan a la cinta. Bradley Cooper ha conseguido hacer el mayor papel de su carrera. Las tablas del actor quedan constantes a lo largo de estos 135 minutos de metraje, que se adentra en su personaje de un modo sublime. Sin lugar a dudas, Bradley Cooper va a conseguir gracias a “Ha Nacido Una Estrella” muchos de los premios a los que siempre ha estado nominado pero que nunca ha obtenido. Es hora de que vaya haciendo espacio en su estantería. Por otro lado encontramos la actuación de Lady Gaga, probablemente la mayor revelación de esta película. La interpretación de la cantante neoyorquina está caracterizada por una naturalidad que pocas veces somos capaces de ver pantalla, siendo extremadamente convincente en los momentos de diálogos y toda una fiera cuando las canciones toman presencia en pantalla.

Y es que su banda sonora está plagada de joyas que transforman esta película en una mejor experiencia audiovisual aún si cabe. Lo primero a destacar son lo bien justificadas que están todas y cada una de las canciones dentro de la trama de la película. Esto se debe primordialmente a que es una película sobre música, por lo que no vamos a tener momentos videoclips como ocurría con “Another Day of Sun” de “La La Land” – a pesar de que funciona como prólogo de manera fascinante-. En esta película todo está justificado, incluida la casi sonrojante interpretación de “Why Did You Do That?”. Sin embargo, las que quedarán grabadas en la retina del espectador serán “Shallow”, “I Don’t Know What Love Is” y “Is That Alright?” y, probablemente, la mejor balada que hayamos escuchado a Lady Gaga cantar a lo largo de todos estos años, “I’ll Never Love Again”. Si las tres primeras canciones te pondrán la piel de gallina durante la proyección de la película, esta última hará que no te olvides de la cinta los días siguientes a su visionado. Como consejo, cojan kleenex antes de salir de casa.

De no ser por cómo decae el segundo acto con respecto al primero, tendríamos una cinta musical perfecta y a la altura de “La La Land”. “Ha Nacido Una Estrella” es una cinta caracterizada por una sobria y elegante dirección por parte de Bradley Cooper, que bebe descaradamente del cine más clásico -dejándolo notar cuando el nombre de la película aparece en pantalla-. Una experiencia perfecta que hará que queramos revisualizar la película una y otra vez y que, por suerte, hace justicia a un género que no vive sus mejores momentos.

Si hay 100 personas en una habitación, pondríamos nuestra mano derecha a que 99 disfrutaría de “Ha Nacido Una Estrella”.

Nota: 8,1 / 10

Anuncios

1 comment on “Crítica: Ha Nacido Una Estrella

  1. Pingback: Top 15: Mejores Películas de 2018 – The Rubiew

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: