Crítica: Vengadores, Infinity War

3988420El éxito de “Black Panther”, sobre todo en la taquilla estadounidense, era difícil de superar. Sin embargo, Marvel guardaba un as bajo la manga con, hasta día de hoy, la película más ambiciosa vista en años: el crossover definitivo entre todos los mundos presentados en sus últimas dieciocho películas. Con ya varios récords destruidos, “Vengadores: Infinity War” llegaba a la cartelera española el pasado viernes provocando multiorgasmos en toda una sala de cine repleta de fans. Y no se debe solo a Chris Hemsworth al parecer.

En primer lugar, debemos saber ante qué nos enfrentamos, y la respuesta no es Thanos. “Vengadores: Infinity War” no deja de ser una película perteneciente al subgénero superheroico donde la pirotecnia abunda la pantalla durante más del noventa por ciento de su metraje. Un amplio catálogo capaz de demostrar cómo avanzan los efectos especiales en tan solo unos años y cómo con un fondo verde (o azul) se puede crear un largometraje de 150 minutos. Por suerte, damos gracias porque “Infinity” se aleje de las cintas hechas por y para pajilleros de catorce años (saludos a “Deadpool”) y consiga al menos entretener al espectador que no es muy afín a este tipo de cine.

La decimonovena entrega de Marvel es, al menos, disfrutable. Aunque esto parezca algo absurdo a comentar, podríamos afirmar sin que nos temblase el pulso a que es una de las grandes cintas que ha presentado la monstruosa adquisición de Disney en los últimos años. “Infinity” tiene un hilo conductor que pocas veces pierde el norte, un estilo de guión algo coherente y un despliegue de medios visuales envidiable (y pomposo). Si se compara con otras de sus hermanas blockbusters, innegablemente tenemos una clara ganadora. La cosa cambia cuando la comparamos con otros últimos estrenos de la talla de “Tres Anuncios enlas Afueras“, “LadyBird” e incluso la ganadora al Óscar “La Formadel Agua“, donde “Las aventuras de Chris Pratt y sus amigos” relegaría a la categoría de bochorno cinematográfico.

Su guión sigue siendo sonrojante, aunque esto parezca ya marca de la casa. Sus diálogos son superficiales, absurdos y parecen haber sido sacados de una telenovela de Nova. Sin embargo Marvel ha movido ficha y, mediante personajes no tan relevantes, han conseguido hacer mofa de ello (Thor, uno de los superheroes más casposos de este universo, evidencia este recurrente elemento en diversas escenas). Aún así, el daño está hecho. Por otro lado encontramos la poca relevancia de sus personajes en la trama, pudiendo incluso confirmar que el villano de esta cinta el el personaje protagonista de “Infinity”. A esta entrega le ocurre lo mismo que a “Pieles”: quien mucho abarca, poco aprieta. No existe evolución en esta retahíla de egocentrismo, dando lugar a una enorme superficialidad que no hace sino aumentar a través del CGI que recubre todo el metraje.

Los fans innegablemente rozaron el nirvana mediante la visualización de “Vengadores: Infinity War”, aplaudiendo diversas veces a lo largo de la proyección y evidenciando el machismo que caracteriza tanto a estas películas como a su público. Para lavarse las manos, la cinta ofrece una batalla irrelevante-as-fuck con el fin de mostrar una visión feminista. Además encontramos a Elizabeth Olsen hablando con un acento muy raro, un peinado extrañísimo en Chris Evans, a una Scarlett Johansson que se muestra como complemento de Capitán América, un capítulo de “Perdidos en la Tribu”, Chris Pratt y Robert Down Jr. luchando por ver quién es más irritante en pantalla, un villano con un guante muy al estilo DoReMi, Avatar, Avatar pero en verde y un talento como Gwyneth Paltrow desperdiciado durante dos minutos en pantalla. Irresistible, ¿verdad?

[SPOILER] Todo esto desemboca en un final bastante mediocre que hará llorar a los fans pero que, sinceramente, rompe el misterio para la siguiente entrega por completo. ¿Verdaderamente cree alguien que el pobre Black Panther, después de haber estrenado su respectiva cinta hace unos meses, va a morir de ese modo? “No es eso. Es el sentimiento que deja la película por finalizar con la victoria del villano”, dicen los más fans. Verdaderamente, lo que Marvel está diciendo es “sabes que va a acabar bien, tontorrón. Ve comprando las entradas para la siguiente entrega”. [FIN SPOILER]

A pesar de todo, es innegable su capacidad como entretenimiento palomitero y, si dejamos a un lado nuestro perfil más cinéfilo, “Vengadores: Infinity War” puede llegar a ser incluso disfrutable. Eso sí, los aplausos cual aterrizaje de vuelo en Ryanair son casi tan prescindibles como Spiderman en esta película.

Nota: 5,3 / 10

Anuncios

One Reply to “Crítica: Vengadores, Infinity War”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s