Crítica: The Florida Project

the-florida-project_170823_172553¿Qué pasaría si mezclases “American Honey” con “Verano 1993”? Pues ha ocurrido y se titula “The Florida Project“, ha sido casi ninguneada por La Academia estadounidense pero, sin embargo, es la película más interesante que encontrarás ahora mismo en la cartelera española. Una enorme bofetada al cine heroico estadounidense que, con algo de suerte, será recordada como una de las cintas más orgánicas de los últimos años. Cine independiente en estado puro.

The Florida Project” nos sitúa a las afueras de DisneyWorld y nos muestra varios moteles caracterizados por el tráfico de droga, los homicidios o la prostitución, donde predominan familias completamente destruidas que destacan por su pobreza. Sean Baker (conocido por cintas como “Tangerine”) decide mostrar esta situación bajo la mirada de la pequeña Moonee, una niña de tan solo siete años que vive con su madre adolescente y que es capaz de hablar -sin que le vibre la voz- de los problemas de alcoholismo de sus vecinos, insultar a todo aquel que le de un ‘no’ por respuesta y que disfruta de las peleas callejeras desde su balcón. ¿Cine heroico americano? Ni por asomo.  “The Florida Project” se convierte en una fuerte crítica social narrada casi como un falso documental en el que se muestra la cara oscura de Estados Unidos (jugando de manera soberbia con el mundo idílico que representa DisneyWorld).

A Baker le basta con bajar la cámara a la altura de Brooklynn Prince (quien se lleva la película a su territorio a pesar de su corta edad) y servir de manera fría la rutina veraniega de esta para dejar al espectador boquiabierto.

Además, la cinta cuenta con un reparto magnífico. Willem Dafoe, la cara más conocida de este proyecto, desarrolla un trabajo fantástico desde un segundo plano. Su personaje sirve para dar impulso a las dos chicas que verdaderamente representan “The Florida Project”: la ya mencionada Broklynn Prince y Bria Vinaite, a quien el director descubrió a través de Instagram. Bria, que encarna a la madre adolescente de la pequeña Moonee, demuestra, tal y como pasaba con “American Honey”, que en Estados Unidos hay chonis poligoneros: una sociedad poco (o nada) representada en las producciones americanas. Es sorprendente cómo en tan solo treinta días de clases de interpretación, Bria puede realizar un trabajo tan fascinante. Aún así, nos quedamos con las ganas de ver a Bella Thorne haciendo su papel.

No podemos olvidar que “The Florida Project” es cine independiente, con todas las características que esto conlleva. Su narrativa es lenta y huye astutamente de ser un entretenimiento palomitero, acortando el target al que va dirigido. Sin embargo, “Florida” no supera los ciento veinte minutos de metraje (NdE: bravo) y aprovecha las aventuras de los pequeños protagonistas del motel con el fin de añadir una vis cómica muy necesaria en la cinta. Ni un cabo suelto.

En definitiva, estamos ante las película más completa de la temporada y, quizás, el must seen del año. Todos al cine.

Nota: 9,2 / 10

Anuncios

One Reply to “Crítica: The Florida Project”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s