Crítica: Reputation – Taylor Swift

d0da34b6a4bd2a0f5e8302a1cc1fd98fba53abfeTaylor Swift tiene un reto difícil. Tras proclamarse con el Grammy a Álbum del Año en 2016 (el álbum salió en 2014), unas cifras astronómicas que la sitúan en el Olimpo del pop y su acercamiento total con el público internacional (el cual comenzó con el hit “We Are Never Ever Gettin Back Together”), esta nueva era parte con un enorme handicap de un listón quizás excesivamente alto incluso para ella. “Reputation” (estilizado como “reputation” en minúsculas a diferencia de “ARTPOP”) es el sexto álbum de estudio de la estrella del country-pop adolescente de Pennsylvania, pero tiene un reto más similar al de un segundo-tercer álbum para cualquier artista emergente, aunque ella a este gremio no haya pertenecido nunca.

Reputation” viene presentado por “Look What You Made Me Do“, un corte dark-pop-rnb que dividió a la crítica pero que ha aportado al pop mainstream uno de los mejores momentos de los últimos años. Líneas repletas de shade, referencias a su carrera musical, a su lista de exes y, para culminar uno de los temas del año, una superproducción como videoclip de la mano de Joseph Kahn, director de “Womanizer” o “Toxic” de Britney Spears, “Love The Way You Lie” de Eminem con la colaboración de Rihanna o “Blank Space” y “Bad Blood” de la cantante de este álbum.

Sin embargo, la carrera comercial de “Look What You Made Me Do” caía con el paso de los días, bajando rápidamente en los charts globales (tan solo tres semanas número 1 en la lista norteamericana), siendo su permanencia en el top 10 casi efímera incluso en los servicios streaming que tan odiados eran por Taylor hace apenas unos meses.

El equipo sacaba nuevo single, “…Ready for It?” y hasta dos tracks promocionales: “Call It What You Want” y “Gorgeous”. Son estos dos últimos tracks los que nos hacen plantearnos la nueva dirección artística que la ex-estrella country quiere tomar. ¿Por qué vuelve a ser Taylor una chica edulcorada, frágil y poco valiente?

“Reputation” está estructurado de manera quizás excesivamente evidente. El álbum cuenta con quince canciones en su única edición disponible, una barbaridad si analizamos el número de temas que contaban dos grandes éxitos de los últimos años como “Lemonade” o “25“. Sin embargo, lo que parecía ser un disco íntegramente oscuro y de sonidos actualizados acaba siendo un doble EP que podría haber sido titulado “New Taylor VS. Old Taylor”. “¿Y no estaba muerta?”, preguntareis muchos. Pues no. Estaba grabando los temas edulcorados de este “Reputation”.

Comenzamos con los siete primeros temas de este “Reputation”, que es abierto por el segundo single oficial “…Ready For It?“, otra canción que cuenta con una superproducción a la altura de DC Comics como videoclip. Taylor Swift coquetea con un género mucho más underground, más sucio y más actual. Lejos quedaron las guitarras acústicas. Los puentes sintetizados de temas como el ya mencionado “…Ready For It?”, el coqueteo con el rap en “End Game” de la mano de Future o Ed Sheeran (que sí, sigue intentando ser rapero como ese youtuber pelirrojo español) donde Taylor dice querer ser la última novia de su chico, que parece salir de una relación para meterse en otra. Llamadnos locos, pero creemos que esta canción se la deberían haber dedicado a ella. Esta primera mitad nos da la oportunidad de conocer a una Taylor Swift que se acompaña de manera idónea con sonidos estridentes como sucede en “Don’t Blame Me” al igual que nos muestra una faceta más agresiva en la quizás poco efectiva “I Did Something Bad” que, eso sí, muestra una de las letras más shadies del álbum: “They say I did something bad, ah / But why’s it feel so good? / Most fun I ever had, ah / And I’d do it over and over and over again if I could / It just felt so good, good“. Calvin Harris, caution que parece que va a por ti.

Este bloque es cerrado por la fantástica “Delicate“, la cual al igual que “End Game” hacen mención directa a la “reputation” de Taylor Swift, que suena angelical a la vez que presenta una fuerza in crescendo gracias a una producción delicada pero que parece irrompible. “Look What You Made Me Do“, sorprendentemente, gana aún más eficacia dentro del álbum mientras que “So It Goes…” pone fin a un “EP” que brilla en muchísimos momentos y que muestra una nueva faceta de Taylor Swift que, sinceramente, nos apasiona.

¿Y dónde radica el problema? En que “Reputation” no es un doble EP sino un álbum completo. Esta segunda mitad del álbum es capaz de estropear todo lo anteriormente conseguido y, lamentablemente, no puede dejar un peor sabor de boca.

“I’m sorry, the old Taylor can’t come to the phone right now… Oh! Hang on. She’s here.”

Esa debería haber sido la frase que toma presencia en “Look What You Made Me Do”. ¿Qué hacen temas tan espantosas como “Gorgeous” en este “Reputation”? Este track es el claro ejemplo de cosas que no se deben hacer. Cuando durante siete canciones se ha conseguido un concepto tan claro y efectivo, nos es imposible llegar a entender esta decisión tomada. Este pop de aires ochenteros, del cual hablamos más detenidamente en su post correspondiente, nos trae de vuelta a aquella cantante edulcorada, ñoña, poco convincente y cero carismática. “Dancing With Our Hands Tied“, “Dress“, su cover particular de “It’s A Hard Knock Life” titulada “This Is Why We Can’t Have Nice Things” o la totalmente aburrida “New Year’s Day“.

Pero no nos echemos las manos a la cabeza. Estas canciones, si bien es cierto que podrían pertenecer a “1989“, tienen algo que las diferencia: su producción. Taylor Swift parece haberse rodeado de un buen equipo, porque este campo está cuidado al detalle. Lejos de quedar estancada en un pop bobalicón para niñas criadas en granjas ubicadas en el centro de Estados Unidos, Taylor arriesga con sonidos actuales e, incluso en sus temas más Mr. Wondurful, se puede notar la enorme influencia de los nuevos géneros emergentes, una aura casi pesimista y un control absoluto de todo lo que se nos presenta. Además, a pesar de que las canciones de este segundo bloque pueden pecar de efectividad en el oyente, sí es cierto que hay ciertos temas a destacar: “Getaway Car” que juega a ser un pop propio de road-movies made for teenagers, “King Of My Heart” cuyo estribillo al igual que su estilo tecno de los años 90 calan desde la primera escucha en el espectador o el segundo single presentado durante la promoción de este álbum, “Call It What You Want”, que brilla desde que empieza a sonar su intro casi celestial y esas burbujas que explotan a tempo exacto durante toda la canción cual “Soap”.

En definitivas cuentas, este “Reputation” quizás sea más efectivo como doble CD y no como un álbum. Su primera mitad es arriesgada, pero la segunda excesivamente costumbrista. Cuando de la primera parte destacaríamos casi todos sus temas, pocos hay que resaltar en su segunda mitad. Este “Reputation” marca una época de cambio en la carrera musical de Taylor Swift evitando todo tipo de riesgos. Quizás haya sido la decisión más acertada para la complaciente Tay-Tay.

Podeis escuchar el disco entero, emm… comprándolo en iTunes o de manera física. “¿Pero no había hecho las paces con los servicios de música en streaming?”, preguntaréis muchos. Pues sí, pero su relación apunta a ser estrecha. Aunque no hay nada confirmado aún, “Reputation” podría aparecer la semana que viene en Apple Music o Spotify.

“¡Pues así no va a vender una mierda!”, dirán muchos otros. Si una mierda equivale a 800.000 copias en una hora solo en iTunes USA, sí. Estáis en lo cierto.

Nota: 6 / 10

Anuncios

2 Replies to “Crítica: Reputation – Taylor Swift”

  1. Hey, no sabes la ilusión que me hace encontrar posts de estos, yo a diferencia tuya estoy enamorada del nuevo disco, sin embargo no solo respeto tu opinión sino que la entiendo. Creo que este álbum se vive mucho más cuando has seguido desde hace tiempo la carrera de Taylor porque es sin duda su álbum más auto-referencial y reivindicativo. Me encanta el hecho de que sea ella quien toma las riendas de su narrativa y sobre todo algo que ha hecho a lo largo de toda su carrera que es estar en constante evolución musical, creo que es la clave de su permanencia en la industria y de como tú dices, de sus maravillosas ventas. Además me parece innegable su talento como compositora, siempre digo esto, Taylor es primero escritora y luego cantante.

    Perdona el párrafo tan largo, ha salido mi swiftie interior. Saludos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s