Crítica: El Hilo Invisible

phantomthreadposterSeguimos con el análisis a todas y cada una de las películas nominadas en la categoría de mejor película de cara al próximo 4 de marzo. Es el turno de “El Hilo Invisible“, una película dirigida por Paul Thomas Anderson (director de la pseudo-tróspida “Boogie Nights” o la insufrible “Inherent Vice”) y en la que Daniel Day-Lewis se despide del público como actor tras una treintena de película. Pero, ¿supone esta cinta el broche final perfecto para una trayectoria como la del actor británico?

“El Hilo Invisible” es un drama aparentemente muy convencional. La historia parte de la tóxica relación que comparten un elegante couturier londinense en los años 50 y una camarera de un bar. Volvemos a tener una combinación muy frecuente en el cine de este siglo: autor frustrado y musa violada (¿alguien ha dicho Darren Aronofsky?). En “El Hilo Invisible” se recrea una lucha de egos caracterizada por el carácter narcisista y sociópata de Reynolds Woodcock y la adapatación a un universo casi anti-natura por parte de la camarera Alma.

Por suerte, la última cinta de Paul Thomas Anderson va más allá: lo que comienza como una pieza frágil se convierte en una película irrompible cuyos elementos cinematográficos no pueden estar mejor cuidados. Hablamos de una dirección magistral, un guión que, cuando funciona, es inmejorable, interpretaciones asombrosas (sobre todo por parte de Daniel Day-Lewis), un vestuario cuyo Oscar está más que garantizado, una banda sonora idónea y una fotografía que derrocha toda la elegancia que “El Hilo Invisible”. ¿Algo malo que podamos decir de ella? Pues, lamentablemente sí.

¿Qué necesidad hay de contar algo en ciento treinta minutos cuando puede ser perfectamente narrado con veinte minutos menos? Esta es quizás la mayor pega que encuentro en las cintas nominadas este año. Salvo “Lady Bird” y “Déjame Salir”, todas rebosan las dos horas de metraje, siendo “Tres Anuncios” la única capaz de evitar que esos minutos de más pesen en el espectador. La suerte que corre “El Hilo Invisible” es tener una presentación magistral, un nudo carente de ritmo pero un desenlace espectacular: el espectador sale con buen sabor de boca. La presentación efímera de los dos personajes que llevarán el peso de la cinta es más que suficiente para entender el carácter de ambos y el porqué de sus distintas acciones, al igual que resulta enormemente placentero ver cómo se entrelazan sus historias a pesar del modelo de vida tan contrario que vive cada uno.

Además, debemos agradecer que “El Hilo Invisible” haya dejado a un lado esa actitud pedante e irritante presentada en “The Master” o “Puro Vicio” (a voz de pronto, las películas de los 10s más sobrevaloradas por la crítica). ¿Más complaciente con un público más mayoritario? No exactamente. Me atrevería a decir que es una buena película a diferencia de las otras dos.

En definitiva, “El Hilo Invisible” es una buena película que, lamentablemente, no alcanza ese aura de masterpiece que muchos afirman que es. Aún así, una de las cintas más disfrutables que puedes encontrar en cartelera.

Nota: 7,25 / 10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s