Crítica: Tu Reflejo – Mireya Bravo

2.5 estrellas

mireya-bravoCon dudosa promoción, Mireya Bravo, concursante de la última edición de Operación Triunfo, se convierte en la primera triunfita en sacar su álbum al mercado de la mano de Peps Music Group, sello unido a Universal Music. “Tu Reflejo“, que se presenta sin single alguno (¿es Mireya la Beyoncé española?), es un disco que sigue la línea radio-española con temas que se mueven entre el mid-tempo, el flamenco y el pop, con ciertos aires Caribe Mix 2002 en sus canciones más pachangueras pero que, al menos, vocalmente es indudablemente efectivo. Se lanza la pregunta: ¿se pueda hacer un disco en un mes y salir airoso?

Podríamos analizar este álbum en tres bloques: letras, producción y desempeño vocal. Cuando salió a la luz la contratación de Mireya como nueva estrella de Pep’s Music Group, fue inevitable llevarse las manos a la cabeza. El sello se caracteriza por otorgar discos a todo niño salido de “La Voz Kids” (ew), por lo que nuestras esperanzas caían casi tan bajas como las posibilidades de que Marina pueda conseguir un nombre en el panorama musical actual. A la hora de enfrentarse al álbum, obviamente hay considerar que Bravo no es ni Kanye West ni Björk.

Mireya nada entre los mid-tempos pop, las baladas a piano y la canción aflamencada a los largo de estos once tracks. Sin lugar a dudas, es la primera categoría la que es capaz de salvar el álbum del desastre gracias a “Me Cuesta La Vida” -tema encargado de abrir el disco-, la no tan sorprendente “Salto Al Vacío” o la oda a la orina “Mentiras de Papel” (“Méate de pies sin manos bajos mis instintos“). Si bien su producción acaba siendo un “sota, caballo, rey” en todos los temas, sí encontramos alguna que otra sorpresa en, por ejemplo, la composición del estribillo de “Me Cuesta La Vida”. La que sí sorprende para bien es “En Alma y Cuerpo”, el tema más redondo del álbum, donde Mireya demuestra poderío vocal y su producción bebe de manera agradable de canciones pop de la década de los 00s más “La Quinta Estación” que Malú. Además, la secuencia de notas trasladarán a más de uno a “Cumplir Un Año Menos” de La Oreja de Van Gogh. Además, Bravo saca a relucir su título en Química Orgánica de CCC en frases como “¿De qué me sive volverlo a intentar si no me queda un átomo de voluntad?”. Princess of chemistry.

Captura de pantalla 2018-06-22 a las 14.37.37.png
Mireya Bravo, estrella de Pep’s Music y química de éxito, comprobando el volumen molar de voluntad para seguir o no con su pareja.

Entre chasquidos y coqueteando con el RnB y el tropical, la canción que da título al álbum también entra entre los temás más destacados de este largo. Además, Mireya aboga por el femenismo (“No me pidas ser tu amiga / Si me llamas, te cuelgo / Si me insistes no vuelvo” o “No sonrías, ya no me dominas“), que nunca está de más.

En el género de la balada, todas ellas rodeadas de un aura latina que nos resulta incomprensible, encontramos “Por Qué” (“por qué enmudezco al fin yo“, una de las frases que más chirrían de este disco), “Voy A Borrarte” (“me abres, me cierras / me tomas, me dejas“) o la insulsa “La Mitad de Todo” que, por mucho final épico vocal, acaba siendo un refrito de lo escuchado anteriormente, aunque deja grandes perlas como “Si tan vacía estaba, ¿por qué no llenaste mis huecos?“.

Pero en este álbum hay una gran joya del mundo tróspido y de los futuros karaokes de los millennials: “Te Amaré”, una colaboración con José María Ruiz (el chico de los náuticos del que tanto hablan en “yu: No Te Pierdas Nada”). El tema, 120% pop-flamenco juega a ser Pimpinella, Navajita Platea y Los Rebujitos. “Y en Sevilla sigo igual / Con mi música en el alma / Sabiendo que no olverán / Tus abrazos por la espalda” se cuela entre las frases más míticas de este álbum. Pero es que “Te Amaré” es una mina de frases: “Y esas mañanas en el sofá / De cafés en la cocina / Con la lluvía en el cristal” o “El hotel está vacío / Y la cama recién hecha / Y aún siento escalofríos / Por debajo de la mesa“. Todo esto sentenciado entre alguna que otra guittarra eléctrica (¿?). En Coachella quizás no llegue a sonar, pero “Te Amaré” apunta maneras para convertirse en un himno de futuras fiestas rocieras.

Con una estrategia propia del año 2001, Mireya intentará encontrar el apoyo de Cadena Dial o Radio Olé mediante la pachanguera y torpe “Corazón Vendío”, un tema que rompe el sonido global del álbum y que, como anunciábamos en las primeras líneas, está caracterizada por una letra absurda (“Soy tu dueña, baby / Y tú me traes loca“) y una producción desechable. Otra que tampoco se salva de dar vergüenza ajena es “Vive”, en el que Mireya afirma estar “muy dento del jazz”. Mireya dueña del Seb’s. La sensualidad musical parace que aún no va de la mano de Mireya y menos con una pista como esta, que también supone una mina de frases (“Si tu quieres mi amor / Yo te invito a una servesa (sic.)”).

“Tu Reflejo” acaba siendo inestable pero, gracias a ciertos cortes pop y al desempeños vocal de la triunfita, consigue salvar los muebles de manera casi digna. Sí, el álbum deja ver sus costuras de manera demasiado explícita, pero no esperábamos menos de este. Con una buena selección de singles, podríamos tener Mireya para rato. Una pena contar con un proceso de promoción tan sumamente torpe.

Nota: 4,6 / 10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s