Crítica: Looser

DcSEzdeWAAAkE55Soy Una Pringada está probando de su propia medicina. Ayer se estrenaba su nueva serie, “Looser” (seguimos sin entender la doble ‘o’), en la plataforma de vídeo de Atresmedia, Flooxer. Sin embargo, y a diferencia de lo que pasaba con la mayoría de sus vídeos, el feedback recibido por parte de los espectadores no está siendo el que los directivos (y ella, seguramente) esperaba. “Looser” es torpe, nada estimulante y, si apuramos, incluso innecesaria. Una retahíla de gags nada efectivos que, parafraseando a la propia Esty, podría haber tenido gracia en 2005. Con la enorme variedad de títulos que encontramos hoy en día a golpe de click, “Looser” no es ni por asomo el mejor producto que consumir.

Esty Quesada, popularmente conocida como Soy Una Pringada, ha tenido bastante curro estos últimos meses. Un libro, apariciones semanales en “yu”, un show junto a Carolina Iglesias de manera mensual… Además, Esty se ha encargado personalmente de protagonizar, escribir y dirigir la webserie. Y, como bien dicen por ahí, quien mucho abarca poco aprieta. De “Looser” hay poco bueno que destacar, incluso si fuese analizada únicamente como enciclopedia multimedia de la cultura pop y cringe de los 00s. Esta serie ni siquiera es capaz de desarrollarse correctamente (al menos en su piloto) debido a ese guion mal construido y cargado de frases como “yass”, “güa-da-fá” o, nuevamente, “yass”, que resultan casi tan bochornosas como las que ocupan las tan criticadas tazas de Mr. Wonderful.

Lo que más choca de “Looser” es que no deja de ser una reunión de amigos que son incapaces de comentar los errores que se cometen, haciendo especial referencia a los productores ejecutivos de la serie. Porque no. Porque “Paquita Salas” no es tan maravillosa como muchos afirman.

Como directora, la Pringada deja muchísimo que desear. Poca dirección narrativa encontramos a lo largo de los dieciocho minutos que forman este piloto. Peor aún es cuando se muestra esta iniciativa, pues se efectua de manera chocante y haciendo sentir al espectador como un estúpido. Sus interpretaciones, nada destacables a pesar del enorme abanico de caras pseudo-conocidas. Mientras Esty se mueve con parcial soltura encarnándose a ella misma (aunque unas clases de interpretación no le hubiesen sentado nada mal), Gisela (!!!) sorprende gratamente por la coherencia con la ejecuta su personaje. Lo de Milo, totalmente denunciable.

Quizás sea hora de poner los pies en la Tierra y conocer las capacidades de uno mismo. Aunque Esty sea una fuente inagotable de referencias perteneciente a los 00s, ha quedado claro que no es capaz de plasmarlas en la pantalla de manera efectiva. Puede que, a medida que avance la serie, Esty sea capaz de mostrar si tiene talento para la dirección y la elaboración del guión, pero quizás ya sea demasiado tarde.

Y, ojo, ella nos cae genial. El problema es que se ha adelantado en exceso a la hora de adentrarse en un proyecto como este. Saber hacer un balance de blancos no es suficiente para grabar una serie, chica.

Nota: 3 / 10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s