Crítica: Fifth Harmony – Fifth Harmony

fifth-harmony-album-cover-2017Fifth Harmony ahora son cuatro y, para más inri, su nuevo álbum de estudio también se llama “Fifth Harmony“. Tras la marcha de Camila Cabello, la girlband estadounidense por excelencia sigue adelante con el proyecto extraído de la versión norteamericana de “The X Factor”, aquella de la que salieron grandes talentos y superventas como Melanie Amaro, la pareja que se cantaba cursiladas al oído o, de nuevo, Melanie Amaro. ¿Serán capaces estas cuatro chicas de mantener su carrera o, por el contrario, las veremos caer en el denominado “foso Jepsen” antes de que nos demos cuenta?

*Nota 1. En este post explico en qué consiste, gracias a la física cuántica, el “foso Jepsen”

**Nota 2: La única persona que ha sido capaz de salir de ese foso es, sorprendemente, la propia Carly Rae Jepsen.

Fifth Harmony se encuentra en un momento decisivo en su inestable carrera. Las cuatro chicas han saltado prácticamente al vacío con este álbum. Han perdido su voz más reconocible y, tras tres intentos, no han conseguido ningún hit para sostener el álbum en listas durante un periodo de tiempo. “Down“, que contaba con la colaboración de Gucci Mane (también featuring del grandioso “Fetish” de Selena Gomez), era la hermana fea, torpe y al borde de la minusvalía del primer single de “7/11”. Además, suponía un enorme traspiés para su carrera musical como cuarteto. “Angel” era la siguiente en ser presentada, y pasaba con más pena que gloria por las charts globales (si llegaba a pasar). Por último, con motivo del lanzamiento del largo, las chicas presentaban, vídeo incluido, “He Like That“, un tema pop que veremos cómo si es capaz de desenvolverse por las listas de ventas mejor que sus singles previos.

¿Pero qué supone “Fifth Harmony” como álbum? Pues, por primera vez, coherencia y naturalidad. Estamos, quizás, ante el disco más homogéneo de la banda. Todas comparten prácticamente la misma cantidad de versos. Esto no es “Camila y sus coristas”. Las chicas han aprendido a armonizar, al menos dentro del estudio. Y este supone el primer acierto de este disco de poco más de treinta minutos.

El disco es abierto por “Down“, un tema muy “Work From Home” que olvidaba las altas notas, donde tomaba protagonismo la Cabello, y se centraba en la linealidad como principal carta a su favor. A pesar del acierto que esto supone, es probablemente la peor canción de “Fifth Harmony” para ser seleccionada como primer single. O segundo. O tercero. Demasiado similar y, sobre todo, demasiado reciente. Algo así como eran “Judas” y “Bad Romance” de Lady Gaga o, por qué no, “Eras Tú” y “Dos Extraños” de Merche. También podríamos poner como ejemplo toda la discografía de Fito y Fitipaldis o incluso la de Leiva, pero centrémonos en Fifth Harmony y dejemos de quitarle protagonismo. Bastante tuvieron con aguantar a Camila durante dos etapas.

A pesar de este tropiezo, el disco comienza un despegue increíble que avanzará hasta su final. “He Like That” tiene un estribillo muy “Ven, Ven, Ven” de Sexbombs, al igual que “Deliver” o “Bridges“, la canción más pop-esperanzador del álbum. Como todo disco, también hay hueco para baladas in crescendo como “Don’t Say You Love Me” o el coqueteo con un tropical-house bastante slow en “Make You Mad“, xilófonos incluidos.

Vocalmente, encontramos una mejora desbordante en las cuatro chicas. En primer lugar, las armonías. Prácticamente todas las canciones repiten estructura con respecto a sus estribillos: el primero es cantado de manera lineal y por una sola integrante, el segundo incluye otras voces además de la principal y, el último, unifica las cuatro voces dando delicias como ese “When you look at me / Oh, what do you see?” cantado por Dinah (la que no es ni Charli XCX, ni Adrienne Bailon, ni negra). Por otro lado, los registros vocales. Quizás, el aspecto más importante debido a lo eclipsadas que habían estado en sus dos anteriores trabajos. Sorprende ver cómo Lauren es capaz de aprovechar su corto rango vocal, Normani y Dinah teniendo un control absoluto de las partes más bajas y altas y a Ally y sus whistle tones en “Messy” (“Do It Like Mariah“, que cantaban hace unos años).

Lo que no entra en mi cabeza es la promoción de este álbum. Si bien destaca por la familiaridad de todos sus temas (el estribillo de “Bridges”, al igual que su mensaje, es súper dulce), sus presentaciones en directos y sus videoclips pecan de apoyarse en un concepto que para nada acompaña la dirección del álbum. Ponerse picantona está bien, pero cuando el tema es “Work From Home”. Hacerlo de manera innecesaria es limitar tu público. En este aspecto sí tienen mucho que aprender de las británicas “Little Mix”. También son picantonas, pero de una manera mucho más classy.

Conocer sus propias limitaciones ha sido todo un acierto para las chicas. Saben que no son capaces de restablecer las reglas del RnB ni reinventar el pop. Ir sobre seguro no tiene por qué ser una mala idea siempre. En “Fifth Harmony” funciona a la perfección y no por ello debemos desmerecer el trabajo de las chicas. Ya llegará el “renovarse o morir”, pero su tercer disco no es ni el momento ni el lugar.

Nota: 6,5 / 10

Anuncios

2 Replies to “Crítica: Fifth Harmony – Fifth Harmony”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s