Crítica: Big Mouth

big_mouth_tv_series-134591616-largeHace una semana llegaba Netflix, servicio streaming por excelencia (al menos globalmente), “Big Mouth“, una serie de animación petardísima orientada al público más adulto que viene de la mano de Nick Kroll (“¡Te Quiero, Tío!), Andrew Goldberg (“Padre de Familia”), Mark Levin (guionista de la mítica “Madeline”) y Jennifer Flackett (“Beverly HIlls”). ¿Serán capaces de cubrir el hueco existente actualmente en la animación de televisión tras el desgaste sufrido por “Los Simpsons”, “Futurama” o la ya mencionada “Padre de Familia”?

Big Mouth” se centra en la vida de Nick y Andrew (curiosamente, el nombre de dos de sus creadores), dos chicos de apenas 13 años que se encuentran en su etapa de pre-adolescencia. Con la pubertad recién llegada o a la vuelta de la esquina, la animación exclusiva de Netflix ilustrará todos sus dramas hormonales, amorosos o familiares de la manera más ácida posible. Porque, si hay un adjetivo capaz de identificar a esta serie no es otro que “petarda”. Libertad de expresión y evaporación absoluta de los temas tabú. En “Big Mouth” se habla sin miedo alguno de penes, vaginas, mamadas o sexo anal, teniendo al frente siempre a cinco chicos de trece años. Propuesta arriesgada pero eficaz.

Como narrábamos anteriormente, la televisión ha olvidado la sitcoms de manera casi totalitaria, adentrándose de lleno en dramas cual “Juego de Tronos” o “Westworld” (por nombrar dos de las ficciones más importantes de los últimos años). Pero, si hay un género verdaderamente afectado en televisión no es otro que la animación, que se ha enfocado de manera casi totalitaria en ofrecer un contenido infantil o familiar. El desgaste que han sufrido “Los Simpsons”, “South Park” o “Padre de Familia” tras años y años de emisión (en especial la primera) se ha convertido en la mejor carta a jugar para “Big Mouth”, que se acerca más a cine de Seth Rogen y James Franco que una cinta de Pixar.

Dar vida a la efervescencia hormonal nunca antes había sido tan divertido: a través de dos monstruos enormes peludos (nada lejos de la realidad) que acompañarán a cada niño en este viaje de cambios corporales. Desde erecciones repentinas hasta el descubrimiento de los genitales, todo esto en un ambiente tanto de poluciones nocturnas como despertares sexuales. Obviamente, “Big Mouth” viene acompañada de un vocabulario malsonante que se acerca más a “South Park” que a las comedias de Matt Groening.

Pero, ¿cuáles son los mayores acierto de la serie? Sin lugar a dudas, la construcción de sus personajes principales. Tanto Nick, un chico recién entrado en su época de pubertad que verá cómo su vida cambia por completo de la noche a la mañana como Andrew, el cual ansía la llegada de este cambio corporal y hormonal, están diseñados de la mejor manera posible. Después encontramos al personaje femenino, Jessie, la cual vivirá la llegada de su periodo como uno de los peores momentos de su vida. Además, Jessie logra la que quizás sea la mejor escena en los diez capítulos que compone esta temporada, en la cual mantiene una conversación magistral con sus genitales (¿?). Los tres personajes principales de esta serie nos darán cientos de momentos hilarantes que no nos dejarán indiferentes, provocando carcajadas en el espectador de manera continua durante sus diez primeros (y por ahora, únicos) episodios.

¿Y lo peor? Los personajes secundarios que se han quedado sin una forma clara. El profesor pederasta y fracasado no tiene gancho alguno, resultado uno de los miembros más pedantes de la sitcom de animación. Los padres de Nick e incluso los fantasmas que habitan en su desván (liderados por un cantante de Jazz) restan muchísimo ritmo a “Big Mouth”, un crimen para una comedia que no robosa los 25 minutos por capítulo. Por suerte, todo queda compensado con la brillantez que muestra sus guiones en muchísimas ocasiones. Porque no todos los días podemos ver a Prince y a Whitney Houston cantándole a Nick que le enseñen el pene para ver su tamaño.

Sin lugar a dudas, su carácter ácido y su humor negrísimo, muy bien acompañados por números musicales que van desde Queen hasta R.E.M, han convertido a este “Phineas y Ferb” for adults en una de las series a tener en cuenta de la temporada.

Tiembla “Rick y Morty”.

Nota: 7,25 / 10

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s