Crítica: Cuando No Sé Quién Soy – Amaia | Retrato de una adolescente en llamas

Quiero ser lo que se espera de mí y seguir siendo yo la vez“. Amaia está en un momento delicado debido a la sobreexposición mediática que ha vivido a lo largo de sus cinco años de carrera y esto queda reflejado desde que el segundo álbum de la navarra, “Cuando No Sé Quién Soy“, comienza con la preciosa “Bienvenidos Al Show“. Amaia ha vuelto a hacer de su álbum un diario personal donde relata su relación consigo misma así como también con la música. Todo esto mediante una colección de nueve canciones originales y una versión de Los Planetas que presentan cohesión y coherencia. Y es que rara vez Amaia pulsa la tecla equivocada.

“Cuando No Sé Quien Soy” presenta mejoría con respecto a su álbum debut “Pero No Pasa Nada“. Sus letras han adquirido una mayor madurez, habiendo corregido las rimas que tanto echábamos en falta en su primer LP y quitando cierta dosis de inocencia. Amaia ha crecido y también lo han hecho sus canciones. Quizás el ejemplo mas claro sea “La Vida Imposible“, donde Amaia ejerce de bad ass bitch con una elegancia envidiable (“puedo hacerte la vida imposible / puedo hacerte sufrir lo indecible“), habiéndose convertido quizás la fan-favorite de este álbum. También afecta en la madurez de este álbum el círculo de personas con el cual Amaia se ha rodeado para llevar a cabo este proyecto, que cuenta con una larga retahíla de artistas de la A-List: desde el mejor compositor que ha dado este país Xabi San Martín (dándonos la dosis de pop español de los 90-00 que tan bien sienta a la navarra) pasando por Rigoberta Bandini o C. Tangana.

Pero es la figura de Alizzz la más importante en este “Cuando No Sé Quién Soy”. El éxito de “El Encuentro” -la canción más escuchada de Amaia en Spotify- fue decisivo para la colaboración del productor en este álbum, que poseía un papel bastante complejo: dar forma al proyecto de Amaia manteniéndola como artista principal. Hay partes en la que la mano del productor está muy presente (la intro de “Dilo Sin Hablar“), al igual que hay otras en las que jamás pensaríamos que Alizzz formaba parte (“Yamaguchi”).

El tracklist es escueto pero efectivo, aunque estos tres años de espera para tan solo diez temas se hace una espera agotadora para el fan. Pero uno comienza el álbum y se olvida de todo esto. En “Cuando No Sé Quién Soy” hay espacio para el pop más efectivo (“Bienvenidos Al Show”, “Quiero Pero No”), canciones cantadas con rabia (“La Canción Que No Quiero Cantarte”), la Amaia más melódica (“Pesimista”) y hasta una jota encargada de cerrar el álbum (“Yamaguchi”). Y es que hay cientos de frases que nos hacen pensar en “Cuando No Sé Quién Soy” en Amaia como una artista que se involucra de lleno en sus proyectos, pues este álbum está cargado de honestidad (“cada vez hay más veces que me encantaría poder cambiarme de vida“).

Esperábamos de Amaia un giro de 180º en su música y, sin embargo, ha ofrecido una vuelta de tuerca a todo lo que había publicado hasta la fecha. El sello de Amaia está presente en todas y cada una de las canciones que compone este álbum, su voz sigue siendo tan celestial e hipnótica como de costumbre y, realmente, resulta muy satisfactorio ver a una artista tan convencida de cada paso que toma. Este “Cuando No Sé Quién Soy” representa los miedos que posee la cantante, siempre en el punto de mira y estando en un limbo que debe ser agotador: pertenecer a una major siendo quizás la artista con el aura más independiente de su generación. Amaia no puede jugar en la liga de Aitana, pero es que ella tampoco quiere jugar en esa liga.

El segundo álbum de la navarra se comporta como un sleeper, sobre todo cuando el 50% de su tracklist había sido publicado de manera previa al lanzamiento del álbum. Por suerte, muchos de estos temas adquieren una nueva tonalidad y reviven dentro de estos treinta minutos. El claro ejemplo es el primer single “Yo Invito” que se comprende mucho mejor dentro de estas diez canciones que en solitario (aunque siempre ha sido una canción buenísima). Aunque uno de los temas que más sorprende en la primera escucha es “Santos Que Yo Te Pinte”, un cover de Los Planetas que vuelve a demostrar que Amaia puede ser la artista que mejor versiona en este país.

Lo que hará Amaia de cara a sus futuros lanzamientos sigue siendo un enigma. Ella tiene buen oído, desborda talento y se muestra siempre como una artista repleta de inquietudes. Y aunque este “Cuando No Sé Quién Soy” en ocasiones sea un “Pero No Pasa Nada 2.0”, siempre es de nuestro agrado escuchar sus composiciones y seguir de cerca su evolución. Lo único que deseamos es que la espera no sea tan larga. Por lo demás, todo en orden.

Nota: 7,4 / 10