Willy Bárcenas MasterChef
TV

Willy Bárcenas (Taburete) no conoce el precio a pagar por la fama

Aún estamos asimilando ese pájaro muerto presentado por Saray el pasado lunes y MasterChef ya cuenta con una nueva polémica, esta vez en su versión Celebrity, Con los dieciséis concursantes VIP confirmados para la nueva temporada del programa TVE, hoy ha saltado la noticia a través de un comunicado por parte de Willy Bárcenas en su cuenta de Instagram de que este ha sido rechazado a última hora por TVE. 

Dejamos aquí el comunicado:

Llevo desde ayer pensando en si debía o no contar lo que me ha pasado en mi brevísima experiencia en Masterchef Celebrity. 

Comenzaré desde el principio. Una mañana después de haber subido una receta a Instagram, me llamaron de la productora del programa para ver si me interesaría concursar en la siguiente edición. Rápidamente dije que sí y unos meses después me dijeron que tenía que hacer una prueba junto al resto de mis futuros compañeros. Sinceramente, creo que lo hice bastante bien y así me lo hicieron saber la gente de la productora.

Más tarde volvieron a llamarme para una segunda prueba, esta vez en grupo y el resultado fue el mismo. Me dicen entonces que el programa empieza a grabarse en X fecha, que esté preparado. Me mandan las claves para las Masterclass online y todo parece hecho. Hace unas semanas mi manager les llamó al estar sin noticias desde aquel día y le dicen que cuentan conmigo y que están viendo únicamente si será posible empezar a tiempo el programa a causa del COVID. 

Seguimos esperando. 

Fue ayer cuando la productora nos dice que lo sienten muchísimo, que estaban encantados conmigo y querían que participase pero que TVE se opone a que yo concurse en el programa. Me quedo con un regusto amargo en la boca, como el que dejan las desilusiones y la incomprensión. 

Hasta ayer era un concursante, uno más, y hoy soy alguien a quien no le permiten participar en un programa de cocina por un nombre y unos apellidos. Me da pena, no lo voy a negar, pero tampoco voy a renegar de mi familia y muchísimo menos voy a tirar por la borda todos estos años de esfuerzo en los que he conseguido, en la medida de lo posible, ser Guillermo, y nada más, con un grupo que hace música para la gente que solo y únicamente quiere música, para todos los que no saben de prejuicios ni hacen que esos mismos prejuicios sean su único medidor vital, los únicos ojos por los que quieren mirar.

Grosso modo, TVE se niega a que el vocalista de Taburete participe en el programa por ser hijo de Luis Bárcenas, el expolítico imputado por su implicación en el caso Gürtel.

En primer lugar, *pretends to be shocked*.

En segundo lugar, es necesario dejar las cosas claras a Guillermo Bárcenas: estás donde estás por ser hijo de quien eres.

Ser hijo de Bárcenas es como salir de Operación Triunfo: la fama llega de la noche a la mañana sin apenas transición. Estás en el punto de mira de gran parte de los medios de este país, siendo juzgado a cada instante por redes sociales y, cómo no, disfrutando de grandes privilegios que, para artistas que utilizan el “método tradicional”, resultan inalcanzables. ¿Y cuál es su precio a pagar? Pues ser vetado de distintos festivales de música, programas de radio y televisión e incluso de salas de conciertos. Querido Willy, nunca llueve a gusto de todos.

Que un programa como MasterChef, emitido en una televisión pública, decida prescindir de Willy Bárcenas nos parece lógico y coherente. No podemos juzgarlo por los delitos cometidos por su padre, pero sí por el papel que ha desempeñado a lo largo de estos años. Independientemente de si ha hablado bien o mal sobre su padre, se ha beneficiado de su figura para dar titulares en medios de suma irrelevancia tales que «El Hormiguero». Uno no puede acceder al prime time con semejante facilidad y después pedir los privilegios que se les conceden a aquellos que ascienden de manera orgánica en el panorama musical. No se puede tener lo mejor de ambos mundos. Eres Willy Bárcenas, no Hannah Montana.

Del mismo modo que a Willy Bárcenas le diríamos «a llorar a la llorería», también culpamos parcialmente a la productora de MasterChef, que no parecía estar muy fina a la hora de elegir a este concursante (no olvidemos, ¡cadena pública!, ¡con el dinero de todos!). No queremos ni preguntar quiénes son aquellas estrellas que quedaron fueran del casting final. Así imaginamos las conversaciones:

– Tengo una idea. Willy Bárcenas.

+ Puede ser bueno para captar a un público más joven. ¿Entonces qué hacemos con Javier Cárdenas?

– Déjalo de momento en ese grupo de ahí. Donde está Isabel Pantoja.

La productora ha hecho mal anunciándole el resultado en el último momento, peor no olvidemos que estos son gajes del oficio. Una semana te proponen cinco programas y la siguiente no te llama nadie. Es una profesión en la que puedes ganar muchísimo dinero (¿el imperio que ha montado Rosalía en apenas dos años?) o tener que recurrir al crowdfunding para poder financiarte un disco. Inestabilidad pura y dura.

En definitiva, es el momento de dejar de llorar y reconocer su situación, con sus pros y sus contras. Y como nunca viene mal un jarro de agua fría cuando se nos sube el ego por encima de nuestras posibilidades, te recordamos que, ahora mismo, Taburete tiene un total de 0 canciones en el top 200 de Spotify España y «Kill Bill» se publicó hace menos de un mes. Y es un problema que parece que persigue a la banda desde hace años.

Bueno, mentimos. Hay una colaboración con David Otero de una canción de El Canto del Loco por ahí. Pero eso es recurrir a la nostalgia facilona. No aceptamos pulpo.

View this post on Instagram

Llevo desde ayer pensando en si debía o no contar lo que me ha pasado en mi brevísima experiencia en Masterchef Celebrity. Comenzaré desde el principio. Una mañana después de haber subido una receta a Instagram, me llamaron de la productora del programa para ver si me interesaría concursar en la siguiente edición. Rapidamente dije que sí y unos meses después me dijeron que tenía que hacer una prueba junto al resto de mis futuros compa‐ ñeros. Sinceramente, creo que lo hice bastante bien y así me lo hicieron saber la gente de la productora. Más tarde volvieron a llamarme para una segunda prueba, esta vez en grupo y el resultado fue el mismo. Me dicen entonces que el programa empieza a grabarse en X fecha, que esté preparado. Me mandan las claves para las Masterclass online y todo parece hecho. Hace unas semanas mi manager les llamó al estar sin noticias desde aquel día y le dicen que cuentan conmigo y que están viendo unicamente si será posible empezar a tiempo el programa a causa del COVID. Seguimos esperando. Fue ayer cuando la productora nos dice que lo sienten muchísimo, que estaban encantados conmigo y querían que participase pero que TVE se opone a que yo concurse en el programa. Me quedo con un regusto amargo en la boca, como el que dejan las desilusiones y la incomprensión. Hasta ayer era un concursante, uno más, y hoy soy alguien a quien no le permiten participar en un programa de cocina por un nombre y unos apellidos. Me da pena, no lo voy a negar, pero tampoco voy a renegar de mi familia y muchísimo menos voy a tirar por la borda todos estos años de esfuerzo en los que he conseguido, en la medida de lo posible, ser Guillermo, y nada más, con un grupo que hace música para la gente que solo y únicamente quiere música, para todos los que no saben de prejuicios ni hacen que esos mismos prejuicios sean su único medidor vital, los únicos ojos por los que quieren mirar.

A post shared by Guillermo Bárcenas (@guillermo.barcenas) on

Compartir:

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *